Ave María no Morro

Hay un río, un monte de chocitas chiquititas,
es el Morro, de los negros la mansión.
Es tan humilde, tan desgraciada y tan sencilla,
ni siquiera una capilla da cobijo para rezar.

Pero se vive cerca del cielo y con piedad,
la noche con su manto cubre las chozas, lleva la paz.
Y allá se escucha al fin del día, una plegaria, Ave María,
Y allá se escucha al fin del día, una plegaria,

Ave María, Ave María,
Aunque no tenga capilla, reza la gente sencilla.
Ave María.