Serenata andaluza

En una noche de mayo, que iluminaba la luna,
a tu ventana llegaron los cantares de la Tuna.
Cuando tu cara bonita a la reja se asomó,
con la voz de mi guitarra te hablé de amores
poniendo el alma entre las notas de una canción.

Aquella noche andaluza, noche de mi serenata,
una cina de tu pelo prendiste sobre mi capa.
A cambio de tu recuerdo, la estudiantina cantó,
y aquella noche andaluza de la cinta de tu pelo
se enlazó mi corazón.

AdjuntoTamaño
serenata-andaluza-acordes.pdf413.75 KB