Vagabundo en Santa Cruz

Callecitas de piedra y silencio
que voy recorriendo a la luz de un farol.
Mi memoria recuerda las noches
en que cada piedra se hacía canción.
Voy sin rumbo por lo pasadizos
que miles de amores sintieron pasar.
Y temblando resurgen los sones
de muchas canciones que pude cantar.
Renaciendo con nuevos fulgores
viejos trovadores salen a rondar.

Hoy vuelvo a ser vagabundo por tus lindas calles.
Un Don Juan, un juglar, un poeta,
que con su guitarra te hacía soñar.
Hoy, Santa Cruz, me enamoro otra vez de la luna
y vistiendo el jubón de la tuna
miro a las estrellas y empiezo a volar.

AdjuntoTamaño
vagabundo-en-santa-cruz-acordes.pdf306.5 KB