Vino y mujeres

Con una copa de vino en la mano,
una guitarra y un cariño de mujer,
nos encontramos como un soberano
y regalamos simpatía y querer.

Porque en España lo que sobra es la hidalguía
y nos sentimos tan felices al cantar
que hasta las penas las volvemos alegría
porque tenemos la grandeza demostrá.

Viva el vino y las mujeres
y las rosas que calienta nuestro sol.
Viva el vino y las mujeres
que por algo son regalo del señor.
Y vivan los cuatro puntos cardinales de mi patria.
Que vivan los cuatro juntos
que forman nuestra bandera y el escudo de mi España.

Cuando se escuchan los cantes de España
es imposible sujetarse el corazón
porque nos saltan las venas y el alma
y nos sentimos capitanes del amor.

Y no me importa que me llamen vanidoso,
que todos somos españoles de verdad
y los que vienen extranjeros a nosotros
con un abrazo le entregamos la amistad.

Viva el vino y las mujeres
y las rosas que calienta nuestro sol.
Viva el vino y las mujeres
que por algo son regalo del señor.
Y vivan los cuatro puntos cardinales de mi patria.
Que vivan los cuatro juntos
que forman nuestra bandera y el escudo de mi España.